una tarde en Los Llanos

Se volvió destiempo

Se esfumó en la calma

Acarició la tarde

regalando prisas

“que corra quien las quiera”

Anuncios