tarde de domingo

La tarde de domingo se pliega, como todas
como retroceden las olas al llegar a lo más alto de la orilla
lo más lejos que saben
que pueden
se atreven
según la hora
según la ola

Y en cualquier trinchera
dos gametos se juntan y fecundan
para ser paridos en cualquier barricada
para echar a andar entre la balacera
intentando volar entre misiles.

sin tiempo

Ve la lluvia a través del cristal de su ventana. Se siente protegida del frío de la intemperie. De las gotas. Del viento. Se siente segura y capaz bajo su techo. Capaz de afrontar lo que queda de día, de semana, de año, de vida. Tiene un lugar del que partir. Un lugar al que volver.

Vuelve a mirar la lluvia pero algo ha cambiado. El cristal ya no le protege. La ventana no le defiende del frío ni de las gotas ni del viento. Se siente insegura, así, sin techo. Incapaz de afrontar lo que queda de día, de semana, de año, de vida. No tiene ningún lugar del que partir, ningún lugar al que volver.

Hogar, dulce hogar

Hogar, dulce hogar

Esta semana, más de un año después de sacar esta fotografía, escuché al alcalde de la ciudad asegurar que trabaja concienzudamente para evitar que estas personas vivan en estas condiciones aunque, matizó, no sabe cuándo lo va a lograr.

Actos de fe

Se está acabando la misa.

En breve finalizarán las procesiones, desmontarán los púlpitos y quienes se hagan con un pedazo del altar se darán otra vez la vuelta, volverán a dar la espalda a sus feligreses.

Borrarán la versión amable de sus rostros y recuperarán el latín como lengua oficial, sin preocuparse de que nadie les entienda.

Claro que, no dejarán de pasar su cepillo, para que sigamos financiando su pan, su vino, sus palacios y sus fiestas.

Si vas a misa el domingo, elige bien a quien te engaña, el cielo que te promete, la vida que te da.

cosas de montañas

lectora
Cuentan de ella que fue una roca orgullosa
la más alta y retratada
donde todos los humanos querían trepar
pero solo unos pocos lo conseguían

Dicen de ella que, durante siglos
soportó tormentas
nevadas
y temblores
que la fueron desgastando
hasta que aquel rayo maldito la partiera en pedazos
en tantos
los suficientes para que rompiera su equilibrio
y cayera
ladera abajo
triturándose aún más

Así fue como llegó hasta la orilla
donde la marea culminó el trabajo de la erosión

Hoy acaricia la espuma
ola va
ola viene
y dibuja las huellas de quienes andan por su playa
se convierte en castillos
en bolas lanzaderas de juegos infantiles

Y se le ve especialmente feliz
cuando, de noche
brillan las estrellas
sobre su panza arenosa
humedecida por la última ola.

no me lo agradezca, señora Capriles

Me entero por la prensa, qué importancia la mía, de lo agradecida que está conmigo Mitzy Capriles. Conmigo y con ustedes, con toda la población canaria, al parecer. No me gusta tener acreedores, tampoco deudores, mucho menos si desconozco los motivos, así que me empeño en aclarar el origen de esta inesperada gratitud de la pareja del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido por presunto integrante de la trama golpista en Venezuela.

Capriles repite la cantinela de llevar la democracia a su país, la misma con la que EEUU ha invadido tantos pueblos del planeta. Ocurre esta vez que el partido que gobierna en Venezuela, el PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), ha ganado 20 convocatorias electorales, de las que numerosos observadores internacionales han dado fe de sus sobradas garantías democráticas. Entre otros, el expresidente norteamericano Jimmy Carter y observadores de la Unión Europea, nada sospechosos de simpatizar con el chavismo, lo han considerado “el mejor sistema electoral del mundo”, que no es poco.

Tanto Antonio Ledezma como, el también detenido, Leopoldo López han manifestado abiertamente sus intenciones de derrocar a Maduro por cualquier vía, ya que en las urnas no reciben el apoyo de la ciudadanía. Las acusaciones de intentonas golpistas, por tanto, no resultan descabelladas.

A estas alturas, la señora Mitzy Capriles y sus agradecimientos poca gracia me están haciendo. Sigo buscándole alguna lógica a su manifiesto amor por estas ínsulas y leo que lo dirige especialmente a Tenerife, donde el Cabildo Insular aprobó recientemente, a propuesta del Partido Popular (PP), un acuerdo institucional -suscrito por el tripartito CC, PSOE y PP- que pide libertad de expresión no violenta en Venezuela, citando expresamente a los opositores Leopoldo López, Daniel Ceballos y Antonio Ledezma. Los dos primeros encabezaron las manifestaciones violentas de 2014 que se saldaron con 43 asesinatos y más de 800 personas heridas, bien instigando a la violencia o por dejación de sus funciones como alcaldes, impidiendo la intervención policial. El historial de Ledezma es difícil de resumir, reúne bajo su mandato denuncias por asesinatos, masacre en la prisión Reten de Catia, malversación de fondos públicos… Además, ahora la Fiscalía venezolana lo acusa de estar implicado en la intentona golpista recientemente desmontada.

Llegados a este punto, más que la sonrisa de la señora Capriles, lo que me preocupa es la relación de la corporación insular con estos personajes, como poco, siniestros. A priori, no resulta extraña la identificación del PP con la llamada Voluntad Popular, la oposición venezolana. Su ideólogo, José María Aznar, no ha perdido ocasión para tildar de dictador al presidente elegido por las urnas y hasta para llamar a la intervención internacional contra Venezuela. Mientras, él mismo hacía negocietes con Gadafi y el PP avala al dictador marroquí, por poner solo algunos ejemplos. Conocidas son sus ínfulas de estratega internacional y sus desastrosas consecuencias.

Del PSOE me llama la atención, ya no que Felipe González sume, a sus muchas asesorías, la de Henrique Capriles. Tampoco que Pedro Sánchez desee que los próximos comicios en Venezuela sean limpios y transparentes, mientras el ex Zapatero anda de Foros en el Sáhara ocupado por Marruecos. Lo que realmente me sorprende es que el alcalde de Icod de los Vinos, Juan José Dorta, un municipio tinerfeño con 3.435 vecinos demandando empleo, un 45% de su población activa, no tenga tarea más urgente que acudir a Madrid a reunirse con la pareja del detenido alcalde de Caracas.

De Coalición Canaria, como dirían Tip y Coll, hablaremos la próxima semana. Su papel de bisagra les lleva a estar en cualquier fregado, en estos y en los opuestos, con tal de mantener su razón de ser, el poder.

Y llegados a este punto, deduzco que es precisamente ése, el poder, lo que hace confluir a las tres formaciones políticas omnipresentes en Canarias en esta embestida contra la ciudadanía venezolana, que ha elegido en repetidas ocasiones, democráticamente, al PSUV para que le gobierne. Venezuela y el chavismo han entrado de lleno en las muchas campañas electorales que celebra el Estado español en 2015. Su identificación con Podemos y otras fórmulas organizativas que amenazan el bipartidismo español y el tripartidismo isleño, convierten el país americano en aliño habitual de debates, tertulias y demás telebasuras.

Por su parte, no olvidemos que en nombre de la democracia y los derechos humanos, EEUU ha invadido medio planeta. En este país, en estas islas, esos mismos derechos se violan a diario (aporrean y devuelven en caliente a inmigrantes, se desahucia a personas de sus viviendas, se recortan servicios sanitarios, educativos…), sin que a estos abanderados del antichavismo se les arrugue ni un pelo de la ceja, más bien al contrario.

El sabio Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, con su sorna habitual, aseguraba que quien considera a Venezuela una amenaza para EEUU “debe andar pasado de la manija”, que “ya estamos podridos de que se metan en asuntos internos de los países de la región”. Pues eso.

En lo que a usted respecta, Mitzy Capriles, puede ahorrarse los agradecimientos.

el trompetista. crónica de un concierto.

capella

Paseaba por paisajes de Kundera, invitado por los rostros eslavos de la orquesta Cappella Istropolitana, encargada de abrir el 31 Festival de Música de Canarias en La Palma. Era un domingo de enero en el Teatro Circo de Marte y yo conversaba con Tomás y Teresa, en los jardines de su aburrido balneario. Admiraba las largas piernas, el bombín de Sabina… cuando al trompetista de barriga prominente comenzaron a escapársele notas, melodías, rostros desconcertados… Me sacó del escenario, de la novela y del concierto.

A partir de entonces, todo el trompetista resultaba patético: Su calva. Su insistente chupeteo del labio superior. Su arrítmico bailoteo.

Tras el descanso volvió el trompetista que, con su aspecto de funcionario stalinista, flanqueado por violines, violas y chelos, todos pálidos y de ojos azules, se cuadró en pose marcial. Estábamos de nuevo en la Praga de los sueños primaverales, sacrificada por Edipo, con sus músicas militares y uniformes que salpican espuma de cerveza, brindando por la invasión… Y en esto llegó Dvorak para convertir el teatro en un balneario blanco y silencioso, con las muertes anunciadas en Venecia. Y nos sacó de paseo por Budapest, con Sàndor Márai, en busca de su Mujer Justa.

Entre las propinas, un viaje a Río de la Plata, a bordo del libertango de Piazzolla.

A la salida, unas cervezas Gara, made in La Palma, en el Cuarto de Tula. Calima con frío, “no hay cosa que no inventen.”

Ah, ¿y el programa? Sí, el del concierto. ¿Todavía no ha llegado a la isla? Vaya con la doble insularidad.