el profeta

Anuncios

un rato

¿Y si chapoteamos en el sinsentido? Un rato solo, anda. Por relajarnos de corduras y otras culpas… solo un momento. Luego, en seguida, volvemos y cuadriculamos de nuevo el universo en diminutas coherencias. Venga, vamos, déjate llevar… Que un día es un día.