incurables

Padecía de adolescencia mal curada porque, como los catarros, la pubertad que no se ataja a tiempo se convierte en enfermedades terribles y otros monstruos de la inconsciencia. La mayoría, incurables.