mentiras

Entonces vuelve el día en el que las mentiras que te animan a levantar cada mañana se derriten. Pero no como helado al sol de agosto, no. Más bien como diarrea, con ese mal cuerpo que deja, con sus retortijones, el mal sabor de boca y la cara regañada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s