Odiseas personales

¿Qué habría sido de Ulises si hubiera renunciado a Itaca?

¿En qué nos convertimos cuando abandonamos, cuando dejamos de perseguir los sueños, cuando nos plegamos en las arrugas de la rutina, cuando nos limitamos a hacer y a ser lo que se espera de nosotros?

¿Qué somos cuando no escuchamos la tentación de las sirenas, cuando no sentimos el abismo de los océanos?


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s