huida

La noche sudaba, entre silbidos de aire caliente
Ella no estaba
Horas de ordenador, cigarros y malos humos
No quería dormir
No quería más sueños de gritos y carreras
prefería huir de los espejos
No quería más interpretaciones ni realidades

Ella no estaba