huida

La noche sudaba, entre silbidos de aire caliente
Ella no estaba
Horas de ordenador, cigarros y malos humos
No quería dormir
No quería más sueños de gritos y carreras
prefería huir de los espejos
No quería más interpretaciones ni realidades

Ella no estaba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s