el abrazo

Se dejó dormir enroscado en el abrazo que jamás recibió. Acurrucado a un cuerpo ausente, se permitió soñar que lo soñaba. Y hasta se atrevió a despertar envuelto en él, donde nunca estuvo.

 

Imagen de Haruhiko Kawaguchi.