historias

Todo el mundo tiene una novela dentro. Cualquiera de las personas que viaja con nosotros en la guagua, ahí, en su silencio, custodia un puñado de capítulos, de anécdotas, de personajes y misterios. Muchas nacieron con ella, la venían ronroneando desde siempre. Cosas de la genética. Otras hilaron cientos de fragmentos, a modo de trapera, entre lo vivido y lo escuchado. También hay quienes componen día a día sus historias, se las encuentran por la calle o simplemente las inventan.

No a todo el mundo le da por escribirla. Y menos mal, que ya andan las estanterías repletas de libros que nadie abre.

Anuncios