Hay días

Hay días en los que la tripa se me encoge

así, por su cuenta

Y con ella, se diluyen todas las verdades

las que levanto a pico y pala

intentando solidificar la existencia

en busca de un fortín en el que parapetarme

donde sentirme a salvo

viendo pasar lo que pasa allá afuera

Hay días en que las verdades y las piernas me tiemblan

Los miedos se apoderan de mis previsiones

y me quedo sin recetas ni casillas de salida

desde donde volver a empezar

Solo busco un rincón oscuro en el que desaparecer

una escondite insonorizado

al que no lleguen los ladridos

ni sus ecos

Ni el pitido del vacío

del sinsentido

Hay días en los que no me cabe el traje de mis propias mentiras

la coraza que diseño para seguir adelante

corriendo a la siguiente página del puto calendario

PD

Qué manía tiene la gente por seguir viviendo

por vivir eternamente

hay días que les entiendo todavía menos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s