brumas


Hay días de neuronas enterradas
que esconden ideas bajo las piedras.


Ésos en que los axones giran desorientados
entre brumas espesas
confusas.

Días en que toca aguardar
por si se disipa la niebla
y, con suerte, al fango lo arrastra la lluvia horizontal.