como tetris


De repente todo comienza a encajar. Una a una se presentan las piezas adecuadas en los contextos deseados y, ¡zas!, las líneas desaparecen, liberándonos de su peso, aliviando la tremenda muralla que, lenta y silenciosamente, nos venía enterrando desde hacía tanto…