Cada mañana

escalera al mar web

Uno, dos…

Tuvo que contar hasta tres antes de salir ahí fuera.

Ya no quedaban lagos mansos

transparentes

puros.

Y sabía que lejos de esta orilla

las corrientes eran más adversas

cruzadas

imprevisibles.

Superar la tentación de quedarse para siempre

salir a buscar otras vidas

otras mareas…

La contradicción de cada mañana.