quiso ser un libro

Cuando la vio leer, quiso ser libro, que lo estrujara entre las manos y lo acercara con curiosidad a su nariz, que lo escrudriñara con sus ojos gigantes, sentir el vértigo de caerse dentro mientras pasearan por sus renglones. Quiso sentir su aliento, deleitarse en sus muecas, en el mordisqueo de sus labios al concentrarse y disfrutar.

cosas de montañas

lectora
Cuentan de ella que fue una roca orgullosa
la más alta y retratada
donde todos los humanos querían trepar
pero solo unos pocos lo conseguían

Dicen de ella que, durante siglos
soportó tormentas
nevadas
y temblores
que la fueron desgastando
hasta que aquel rayo maldito la partiera en pedazos
en tantos
los suficientes para que rompiera su equilibrio
y cayera
ladera abajo
triturándose aún más

Así fue como llegó hasta la orilla
donde la marea culminó el trabajo de la erosión

Hoy acaricia la espuma
ola va
ola viene
y dibuja las huellas de quienes andan por su playa
se convierte en castillos
en bolas lanzaderas de juegos infantiles

Y se le ve especialmente feliz
cuando, de noche
brillan las estrellas
sobre su panza arenosa
humedecida por la última ola.

alturas

escalera

Desde lo alto de una escalera

a la gente se la ve pequeña.

.

Si te columpias fuerte

te parecerá que la vida no salpica

a ti no

solo al resto

.

Si no atraviesas el espejismo

ni te miras los pies de barro

la vida no va contigo

hasta creerás en el destino y el azar

como únicos motores del mundo

de la humanidad

del universo

.

Desde el exterior del laberinto

se ve muy clara la salida

.

Si todo te vino resuelto

argumentarás que los problemas no existen

.

Desde lo alto del columpio

teorizarás sobre el vaivén y el devenir

sin ensuciarte los zapatos

.

Te costará ver que tus cadenas también se oxidan

hoy no

Hoy no te evitaré
No huiré de tus angustias

No correré a airearme
a ahogarte con paseos
perderme en los bares
enredarme entre amistades
no perseguiré luciérnagas ni coqueteos
por distraerme entre sudores y sexos

Tampoco tiraré de tarjeta
para alienarme en escaparates teledirigidos

No me sumergiré en vidas ajenas
libros
películas

Ni siquiera esconderé la cabeza bajo la marea

Hoy te miraré a la cara, SINSENTIDO