Des-generad@

Lo decidió una mañana. Iba a convertirse en des-generad@.

Por eso, no sin algo de esfuerzo, se borró todos los estereotipos aprendidos, los comportamientos, maneras y castraciones que debían adornar a los seres de su sexo.

Cepilló de un plumazo los roles adquiridos, las poses y rituales de cortejo.

Dejó de llamar lado masculino a su afán de prosperidad, a su lucha por la vida.

No volvió a tildar de femeninas ningunas de sus emociones.

Libre de semejantes limitaciones, se adentró en su nueva vida de des-generad@.

Fue así como empezó a ser persona.

Anuncios