visiones


Tenía un ego tan desproporcionado que le impedía ver el árbol, el bosque, el río, la casa, el pueblo, la ciudad, la isla… y a sí mismo.

¿Lágrimas? Ésas no le molestaban. Sólo se las permitía en privado y a oscuras, para que no le erosionaran la imagen pública.