La cola


Acaba de licenciarse, ahora prepara un doctorado. Cuida niños a las vecinas, da clases particulares y comparte piso con amigos. Se le acabaron las becas. Por eso está allí.

No le gustaba estudiar, así que a los dieciséis el padre se lo llevó a amasar cemento y cargar ladrillos. Las obras cerraron. Por eso él también está allí.

Llevaba años en la empresa. Los dueños no quisieron recortar beneficios y redujeron gastos. Primero a los más jóvenes, poco a poco a los más viejos. Ahora le tocó a él. Por eso también está allí.

Quiso independizarse. Se fundió los ahorros sin éxito. Le quedan algunas ideas, pero ni un céntimo que echarse a la boca. Por eso también está allí.

Anuncios