Días gelatina

Hay días de gelatina. Ésos con sabor dulce, que pasan ligeros, sin malas digestiones. Días que se mueven, adaptándose a lo que va surgiendo, a las improvisaciones. Días frescos que, por segundos, también nos hacen dudar, con temblores sinuosos, escalofríos y otros vértigos.

Anuncios