campañas

La próxima semana, parece que el miércoles, se dedica un día en contra de eso que llaman violencia de género. No soy amigo de celebrar-conmemorar jornadas contra esto ni a favor de lo otro… esa agenda de la progresía saturada de eventos solidarios y buenas intenciones.

Hay actitudes que se interiorizan o no, que es preciso mamarlas desde pequeño o someterse a tratamiento de choque. Las vallas publicitarias ni los anuncios televisivos corrigen males endémicos.

Tampoco creo que esto de la violencia en la pareja sea nada nuevo. Sólo que ahora se cuenta y hasta abre telediarios. Algo que, hace unas décadas, era un derecho de los machos sobre sus hembras que, si huian de sus maltratadores, eran detenidas por abandono del hogar.

De cualquier forma, encontré este vídeo que, dentro de su dramatismo, me resultó estético, impactante. Aunque quiero pensar que ninguna de las personas que se asoman a este blog, ya sea por casualidad, precisan que les recuerden estos mensajes.

A saber, porque para el egoísmo patológico y violento no existen edades, clases sociales ni niveles culturales.

Anuncios