peticiones

Lo que encontramos por el camino, nos sorprende y gratifica.

Lo que conseguimos a fuerza de peticiones, jamás se desprende de un cierto saborcillo a inseguridad. No se le cae la duda de si está con nosotros porque era nuestro o si lo atraimos a empujones, de puro compromiso o intimidación, si es o no real, veraz.
Orgullos aparte, claro está.