Cuestión de ritmos

Hay relaciones de mera complicidad y otras que hacen entender los boleros (Gema, dixit). Sólo que a éstas, de vez en cuando, les da por cambiar de ritmo y convertirse en tangos. O, peor, en desafinada versión de algún tema de la olvidada adolescencia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s