el sueño del caracol

Lo encontré por casualidad, tonteando por youtube, ya sabes. Aunque, claro,  siempre hay quienes dicen que las casualidades no existen.