SSSSSSSSSsssssssssssssssss !!!!!!!!!!!

¡ Calla !, no vayan a notar que  piensas.

reincidente

Me confieso reincidente y, además, apologista de los delitos de ingenuidad y opinión.
Infrinjo sistemáticamente la norma básica de supervivencia que obliga a desconfiar de las intenciones del prójimo.
Acepto mi culpabilidad por analizar las situaciones, los procesos,  las relaciones, los sistemas, por elaborar mis propias ideas y conclusiones. Más aún, por expresarlas sin pelos en la lengua, revolcándome en el fango de la fe ciega en que mis interlocutores compartirán el placer de pensar, evaluar, revisar, experimentar, mejorar, crecer.
Admito mi desconocimiento de la ley de la selva, de la competitividad constante, aún sabiendo que eso no me exime de su cumplimiento.
Hago apología militante en favor de los procesos educativos, del trabajar con personas contagiando el razonamiento y la interiorización consciente del por qué de las cosas. Combato el castigo como exclusiva herramienta educativa, la autoridad bajo amenaza, el respeto por temor.
Soy manifiestamente responsable de creer en la capacidad creativa de todas las personas, en la obligación de escucharlas, por mucho que al final alguien deba tomar una decisión y asumir la responsabilidad.
Aunque, advierto, delinquir no es un placer y tiene penosas consecuencias.

en silencio



Llegó despacio y en silencio.

No hizo falta abrir, ni siquiera tocó a la puerta.

Se fue colando sin hacer ruido. Sin empujones.
Por las rendijas se asoma, saluda la mañana.
Con conversaciones reposadas me acompaña de madrugada.

No sé cómo ocurrió.
Cuando vine a darme cuenta, su mirada, su sonrisa… habitaban en mis días.

veces

A veces reboso energía
salpico ilusiones
contagio fe en las bondades ajenas.

Otras, me pesa la desconfianza
arrastro los pies entre desperdicios putrefactos
me revuelco por el dolor de las muchas puñaladas
acumulo el agotamiento por tanta batalla inútil.

Es por eso que algunos días salto y río a carcajadas
mientras que otros callo y, mejor, me abstengo.

potaje

Cada semana utilizaba los mismos ingredientes: lentejas, calabaza, zanahoria, habichuelas, papas, agua, ajos, cebolla, un puñado de sal y un chorrito de aceite.
Los vertía en el caldero siempre por el mismo orden, dejándolos cocer el mismo tiempo, a la misma temperatura.
Pero no siempre obtenía el mismo potaje.

padres

Hay padres que abrazan
y padres de hielo.
Padres cartera
padres reprimenda
padres si te he visto no me acuerdo.
Los hay invisibles,
hombres que huyen
de hormigón
que no lloran
que no expresan.
Están los padres que comunican
fuera de cobertura
ahora no puedo
siempre trabajando.
Hay modelos
personajes de referencia
que invitan a seguir sus huellas
y padres que marcan el camino sin derecho a discusión.
A quienes los difuminó la ausencia,
hasta convertirlos en superhéroes.
Padres que gritan
padres de silencio
padres boomerang
padres ecos.