en silencio



Llegó despacio y en silencio.

No hizo falta abrir, ni siquiera tocó a la puerta.

Se fue colando sin hacer ruido. Sin empujones.
Por las rendijas se asoma, saluda la mañana.
Con conversaciones reposadas me acompaña de madrugada.

No sé cómo ocurrió.
Cuando vine a darme cuenta, su mirada, su sonrisa… habitaban en mis días.

Anuncios