colegas

Lo daba por perdido

pero bastaron unas horas para recuperarlo

casi intacto.


Unos minutos de puesta al día

el tintineo de unas copas trasnochadas


Y ahí estábamos de nuevo

náufragos en océanos de desencantos

nihilistas supervivientes sorteando viejas corrientes

con más tripa y menos pelo

más canas y menos ganas

entre risas y complicidades

como casi siempre


Anuncios