puzzles


Hay momentos en los que lo cotidiano se difumina
Salta en mil pedazos
Se revuelve como un puzzle caído de la mesa

La realidad se convierte en una montaña de piezas que ya no encajan

como si todas hubieran cambiado de forma por su cuenta

Entonces
no queda otra

hay que volver a empezar

Es preciso encontrar nuevos cruces y combinaciones

ensamblar cada cosa en otro lugar
con la incógnita de qué imagen resultará de los nuevos esfuerzos.

Anuncios