Viva la República !!!


La pasada madrugada de Reyes, Saulo sobrellevaba sus nervios de cinco años metido en mi cama. Habíamos acordado no levantarnos muy pronto, no fuera que nos pillaran despiertos y se fueran corriendo con todo el equipaje.

La noche anterior no me dejaba gritar en la Cabalgata el “Viva la República“, con la firme amenaza de quedarme sin regalos. Horas después, pasados pocos minutos de las seis de la mañana , bajo el calorcito de las mantas, no paraba de calcular en voz alta lo que podría tocarle en el peculiar reparto de los monarcas.

Por millonésima vez volvió a preguntarme qué les pedía yo. Esta vez se me ocurrió decirle que lo único que quería era felicidad. Él, con ese exceso de seguridad y comprensión integral del universo que da el primer lustro de vida, me explicó: “Los Reyes sólo traen juguetes y ropa, libros y calcetines. Eso que pides no te lo pueden traer de fuera, Papi, eso te lo tienes que hacer tú.”

Todavía no lo sabe pero ya ha comprendido la inutilidad de la monarquía. Aunque no lo sospecha, ya es republicano.


Anuncios

Comunidad



En el portal de mi casa cohabitan desde siempre unos extraños vecinos. Hasta hace muy poco no tenían piso propio, compartían varias viviendas con gentes diferentes. Estaban repartidos por todo el edificio, aunque en ningún caso ejercían de titulares. Sólo ocupaban algún cuarto donde vivían a su manera.

Hace algún tiempo, tuvieron serios problemas en uno de esos pisos. Los fueron acorralando hasta echarlos a la calle. La cosa se les complicó más cuando el propietario de esa vivienda fue haciéndose con las colindantes, donde practicaba la misma persecución contra los moradores del cuarto del fondo.


El afán especulativo del inquilino expansivo no tardó en generarle problemas, ganándose la enemistad de todo el edificio, que acabó por unirse en su contra hasta desahuciarlo. Por entonces, las víctimas de su ambición inmobiliaria dormían en las escaleras, sin vivienda ni cuarto al fondo en ninguna planta del inmueble.


Sólo unos pocos se mantenían cobijados por los rincones de la casa del presidente de la comunidad de vecinos. Quizás por eso, quizás porque siempre participaron en la gestión de la Tesorería, lo cierto es que alcanzaron los apoyos necesarios de buena parte del portal.


Una mañana golpearon mi puerta. Cuando fui a abrir ya era demasiado tarde. Me encerraron a empujones en el último cuarto de mi casa, del que no me dejan salir ni al servicio ni a la cocina. Recientemente me han tapiado los accesos a la habitación.


Intento protestar, llamar la atención del resto de los vecinos. Ni caso. Los presidentes, por mucho que cambien, siempre les dan la razón. En el mejor de los casos, comentan que es un problema doméstico en el que no van a inmiscuirse. Alguno hasta me culpa a mí de provocarles.


PD.

Fin al Estado asesino israelí