En la escalera

Rincones mágicos, de Begoña Ortega.

Ella vivía en su bosque encantado.
Atendía a sus hijos y acudía al trabajo, pero sin salir jamás de su universo de flores, espigas y duendes.

Él quemaba décadas experimentando vidas.

Superadas más de siete, seguía con ansias de descubrir.
De continuar encontrándose.

Ella se arrinconaba en su azotea, para divisar árboles donde sólo había edificios; ríos por donde pasaban autopistas; magia y paz en el humo y las prisas.

A él le gustaba enterrar los pies en la arena, subirse a cualquier cima y tomarle la verdadera medida a la ridiculez humana, ésa que se esparce por las aceras.

Aquel amanecer, ella bajaba de la azotea cuando él subía a su montaña.
Se cruzaron en la escalera.

Galería de imágenes de Begoña Ortega (Nokwsi).

Anuncios