Despertó

Se despertó el gigante azul. Sentí cómo se frotaba en mi barriga.

Y sigue aquí, cubriéndome con ese cosquilleo suave que me provoca su piel esponjosa cada vez que se revuelve y juguetea.

Anuncios