entre burbujas

Ingrávido, disfrutaba del silencio entre el cosquilleo de las burbujas que le corrían por el cuerpo.

Pero en seguida le faltó el aire, así que no le quedó más remedio que emerger, volver al bullicio de la playa abarrotada de turistas, domingueros y cemento.

Anuncios