Contradicciones

Tuvo que estudiar mucho para descubrir que es imposible saberlo todo.

Dedicó muchos días a descifrar cosas, situaciones y a personas complejas. Así concluyó que rara vez vale la pena lo que no fluye por sí mismo.

Comprobó que todas las ideologías y civilizaciones construyeron discursos enfrentados para dar respuesta a las mismas preguntas.

Trepar a la copa del árbol le enseñó a valorar la sombra a pie de tronco.

El agotamiento de las prisas le mostró el agradable sabor de la calma.

Por las venas de los nuevos inventos, culturas y tendencias vio correr siglos de vivencias ancestrales.

Alejarse de los hombres le permitió medir la verdadera dimensión de la estupidez humana.

Experimentó la humillación, fue entonces cuando conoció los males de la arrogancia.

Constató que la historia está repleta de muertes inútiles. Que nos enfrentamos en guerras internacionales, económicas, laborales e íntimas en defensa del mismo egoísmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s